“Cuando cumplí 40, la gente habla de la crisis de la mediana edad, cuando muchos ‘tíos’ se compran una Harley…Yo abrí una pastelería”.

Así habla Patrick Aubrion cuando se le pregunta sobre Antoine Sweets, su pastelería. Situada en Leuven, localidad a las afueras de Bruselas. Es un apasionado de la pastelería desde que puede recordar. Desde sus primeras incursiones en una cocina, donde se enamora del olor del hojaldre y la textura de las masas. Este pastelero que ahora endulza Bélgica desde su pastelería, ha participado en alguna ocasión en la Coupe du monde de la pâtisserie. . En dos de las ocasiones ha conseguido quedar entre los tres primeros.

Sus creaciones son originales combinaciones de sabores puros con un toque de nostalgia y recuerdo. Su curiosidad le hace no parar de investigar para cambiar su oferta y dar salida a su imaginación.

Considera el postre como algo fundamental en una comida, “Si los aperitivos son el preludio de una buena comida, los dulces son la apoteoosis”

Patrick explica en el siguiente vídeo el curioso nombre de su tienda.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies