Hasta cinco “declinaciones” o versiones del célebre pastel Saint Honoré. Ésa es la última apuesta creativa del maestro pastelero Pierre Hermé, que hace de un mismo dulce un producto lleno de diferentes matices y singulares sabores: del clásico de vainilla al Montebello, el Ispahan, el de limón y el de chocolate. “Considero hornear como el arte con mayúsculas, ya que es una manera de expresar la sensibilidad, tal y como ocurre con la música, la pintura, la escultura. Mi única guía es el divertimento”, confiesa el propio autor de esta particular ‘customización’ del clásico dulce parisino.

Pierre Hermé reinventa ahora sus formas, pero también su sabor. Sienta las bases para volver a calcular con exactitud las proporciones de la ecuación del placer. Resultado: una bomba de sensualidad donde el contraste de texturas cosquillea los sentidos. Voilà!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies