Granola de Ispahan

Granola de Ispahan/ Foto Pierre Hermé

Por Marta Hortelano. Es una de las combinaciones más míticas de la maison Pierre Hermé. Rosas, lichi y frambuesas conforman el Ispahan, uno de los clásicos de la famosa pastelería parisina, pero hasta ahora lo habitual era degustarlo en forma de pastel o macaron. La composición original parte de una gran tarta macaron rellena de una ligera mousse de rosas y lichi, coronada con frambuesas frescas y pétalos de rosa. Después llegaron los macarons individuales, los vasitos (verrines), bombones, choux, tartaletas, tartas de queso, cakes glaseados, babás (clásico bizcocho borracho con ron), gofres, galletas y pastas,  cruasanes,sorbetes, caramelos, nougat, gominolas naturales, tés y confituras. Todo un universo Ispahan al que ahora también se unen los famosísimos cerales de desayuno, tan de moda entre las celebrities hoy en día. La granola de Ispahan se puede tomar con leche, con yogur o incluso con el ‘porridge’ tan típico inglés, tan consumido ahora entre todas las personas que cuidan su alimentación desde el desayuno.

En la granola de Ispahan, Pierre Hermé ha incluido una mezcla de avena, pipas de girasol, pipas de calabaza, arroz inflado, coco rallado, pistachos, nueces y almendras, todo con sabor a miel y rosa, así como las frambuesas deshidratadas y lichis. Una manera «crujiente y ruidosa» de empezar el día, según describe el propio pastelero en su web.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies