Numerosos comercios de Teruel se unen a la campaña lanzada para ayudar al joven que perdió las manos al explotarle una granada de la guerra civil

Siguiendo la iniciativa de Estilart, la mercería turolense que empezó a vender acericos para recaudar fondos para el joven que perdió sus manos al estallarle una granada de la guerra civil, numerosos establecimientos de la ciudad se han sumado a la iniciativa, que apenas tiene cuatro días, y han puesto a la venta artículos cuyo importe se destinará a ayudar a la familia Villalba. La cuestión es que ahora una panadería del pueblo de Villastar, cerca de Teruel, empleará todo el dinero que obtenga por la venta de regañaos (unas tortas con jamón o sardina de la zona) a la misma causa. Además, otro comercio, el Horno Sanz, ha anunciado que todo lo que recaude el 25 de noviembre en panadería y bollería en el barrio de San León se destinará a la familia del joven, informó Efe. La noticia de la campaña ha corrido por Teruel y otros establecimientos también se están adhiriendo a la iniciativa solidaria. «La gente sabe que la familia Villalba lo está pasando mal», comentó un vecino. «El chico no ve, su madre tiene que llevarlo a todas partes y además se ha quedado sin manos», añadió.El padre también sufrió lesiones, pero mucho menos graves que Alberto, y todo por ofrecerse voluntariamente a limpiar el trastero de una vecina. Era el 18 de septiembre, y cuando estaban moviendo unas cajas, se produjo la explosión de una granada que nadie sabía que estaba allí. Animamos a todas las panaderías de Teruel a sumarse a esta campaña de solidaridad y les felicitamos por ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies