El homicidio de un panadero gallego en Buenos Aires (Argentina) por un nuevo intento de robo sacudió el martes por la noche a la sociedad argentina tras una semana de protestas en las calles para denunciar el aumento de la inseguridad.

Miguel Martínez, de 69 años y natural de la ciudad de Lugo, fue tiroteado cuando descargaba su camioneta frente a la panadería que regentaba desde hacía más de 20 años en el barrio de Tortuguitas, en los suburbios de Buenos Aires.

«El viejo era un gallego que vino a los ocho años de Lugo y se los pasó trabajando», recordó ayer su hijo Sergio, que denunció la indefensión de las víctimas.

El panadero estaba bajando mercancía en la acera donde se encuentra su establecimiento cuando al menos dos ladrones en moto -uno de ellos armado- lo amenazaron para robarle la furgoneta. Pero el lucense se resistió, se tiró encima de los asaltantes y todo terminó de la peor manera.

D.E.P.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies