Órgiva, en la Alpujarra granadina, ha rehabilitado el antiguo molino de Frasquito y lo ha convertido en el nuevo Centro de Interpretación del Pan, un recurso dedicado a proteger el proceso tradicional de elaboración panadera y la historia de este producto.

El molino de Frasquito ha sido restaurado íntegramente por el Ayuntamiento de Órgiva para convertirlo en un museo y difundir y proteger los procesos tradicionales de elaboración de este producto y su historia.

El museo, que fue inaugurado el viernes 14 de junio por el presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, y la alcaldesa en funciones, María Ángeles Blanco, cuenta con una sala superior con carácter didáctico y, con paneles expositivos e infografías, explica el funcionamiento de los antiguos molinos harineros y el sistema hidráulico que permitía el movimiento de las piedras.

Además, uno de los paneles incorpora una aplicación táctil e interactiva con la que los visitantes pueden poner a prueba sus conocimientos sobre la panificación con un juego de preguntas mientras que otro integra un monitor que muestra un audiovisual donde los panaderos de Órgiva transmiten sus conocimientos sobre la elaboración tradicional del pan.

La sala inferior está dividida en tres grandes áreas para impartir talleres de panadería, por lo que cuenta con una aceña como las de antes para moler los granos de harina con el rozamiento de dos grandes piedras.

Se trata de un molino similar al que había anteriormente, aunque no funciona mediante movimiento hidráulico sino con un motor eléctrico.

Esta sala incorpora un obrador para amasar la harina y un horno, lo que permite que los visitantes puedan hacer el ciclo completo de la elaboración tradicional con levaduras naturales.

Una sala dedicada a la memoria cuenta, a través de dos audiovisuales protagonizados por vecinos, los recuerdos y testimonios relacionados con la recolección, la trilla, los hornos familiares e incluso el pan en general.

Por último, la tercera área de la sala inferior responde a las características de los conceptos museísticos actuales ya que se trata de una sala inmersiva con una videoinstalación de proyecciones audiovisuales mediante un ‘mapping’ que rodea al espectador y hace que se sienta inmerso en la experiencia.

El espectáculo audiovisual exhibe un recorrido narrativo sobre la historia del pan, desde que alguien del neolítico descubre que puede sembrar granos hasta la revolución verde y la manifestación de los panes industriales, finalizando con la actual vuelta de los consumidores por un pan tradicional más sano, sabroso y ecológico.

Fuente de la información: La Vanguardia y Granada en la red.com. Fuente de las imágenes: Granada en el red.com.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies