cff5c8e3f1a5474786392d04d2e5f711

The New York Times habla de la gastronomía mallorquina, isla y capital que está de moda por tras haber sido elegida Palma de Mallorca como mejor ciudad del mundo parar vivir. Evidentemente en su repaso por la gastronomía de la isla no podían faltar la tradicional ensaimada, la coca o el cocarrois elaborados en la mayoría de las mejores panaderías y pastelerías repartidas por toda la isla. De ello informa el diario El Mundo con la siguiente crónica:

De un extremo a otro y para todos los gustos. La cocina tradicional mallorquina ha sido uno de los últimos temas elegidos para la secciónTravel del periódico The New York Times, en un artículo que resume la gastronomía de la isla con dos palabras, dulce y salada, o en su original Sweet and Salty: Majorca’s Traditional Cuisine. Una combinación ganadora destacada en su titular.

Restaurantes se van sumando párrafo tras párrafo a una sucesión seleccionada de comidas. Desde Valldemossa a Lluc; el recorrido en el que se basan en el diario para hablar de la gastronomía se detiene en varios municipios. Ca l’Ignasi, primera parada. ¿Las protagonistas? La empanada, la coca y la ensaimada que sirven en el local, que marcan la definición de los primeros platos típicos, una lista de manjares que describen como «un desfile de deliciosas rarezas».

Pero no todo son establecimientos de renombre, y así lo dejan claro en el texto. En busca de «platos extraños» y «preparados nativos» de los que había oído hablar, la redactora también se para en mercados, como en uno de Pollença en plena Semana Santa; además de observar cómo la gente se sienta en un bar a tomar vermú, algo que le llama la atención. El cocarrois fue uno de sus grandes descubrimientos en una panadería de la misma zona, «una especie de empanadilla de verduras» -tal y como lo cuenta- que se esmera en detallar.

Una de las figuras destacadas es la del chef Fernando Pérez Arellano. «El producto aquí es fenomenal», asegura el estrella Michelin en el diario americano. En Caimari sigue la ruta. Ca na Toneta es otro de los restaurantes escogidos, y la idea de «cocinar como una madre» y la «intuición» en los preparados, lo más destacado. Tal y como exponen en el periódico estadounidense, el queso menorquín y el aceite de oliva resaltan en la cocina de Maria y Teresa Solivellas.

Andreu Genestra es otro nombre notorio en el reportaje quien, en una torrada, sacó dos de los alimentos mallorquines más famosos:butifarra sobrasada. Los restaurantes Béns d’Avall, la tiendaS’Hort de Cartoixa, la panadería Ca’n Molinas y Ca’n Marió fueron otras de las paradas que el periódico americano señala en sus líneas, puntos que llaman la atención tanto a autóctonos como a visitantes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies