merienda con pan de vienaSegún ha sabido PãstryRevolution el “Observatoire du Pain” francés ha publicado un informe en el que se recomienda no prescindir de la merienda y, a ser posible, que se haga consumiendo pan.

Contrariamente a la creencia general no es necesario comer más durante el invierno, aunque el frío y la menor luminosidad conllevan a una cierta fatiga que nos impulsa a tener hambre; en estos casos el pan es el perfecto aliado ya que su consumo regular ayuda a mantener una alimentación equilibrada y evita el sobrepeso, ya que no contiene grasas. También se recomienda consumir pan a quienes practican deportes de invierno, como el esquí, gracias a su aportación de glúcidos.

Lo ideal, recomiendan, es merendar a las cuatro horas posteriores al almuerzo. Esta recomendación es para niños y adultos, ya que la merienda aporta el 10-15% del aporte energético diario. Lo ideal es consumir un zumo de frutas y algún lácteo, acompañado de cereales o pan. Esta merienda propiciará llegar a la hora de la cena con menor sensación de apetito y, en consecuencia, será más ligera y propiciará una mejor digestión y posterior descanso nocturno. Por último, se recomienda variar de tipos de panes de distintas harinas, semillas, etc. para poder variar, al mismo tiempo, de las distintas clases de vitaminas que contiene el pan (especialmente las del grupo B) en todas las comidas del día.

Como hemos repetido en numerosas ocasiones, desde hace años, los informes científicos demostraron que el sustituir la ingesta de grasas por pan adelgazaba. Lo que ocurre es que muchas veces se echa la culpa al pan de los platos que le acompañan o al relleno de embutidos de los bocadillos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies