El pasado 29 de enero en el marco de Madrid Fusión 2019 se disputó el concurso que buscaba el pan ideal para maridar con los matices del jamón ibérico

Triticum nació con una única y sencilla intención: hacer pan de calidad para la hostelería y la restauración. El alma de esta casa recae no sólo en la naturalidad y originalidad de sus productos, sino también en la personalidad y pasión de sus creadores. En su obrador se fusionan los procesos artesanales con las últimas tecnologías y así consiguen sorprender y satisfacer a sus clientes a diario y, a la vez, romper con la mala imagen del pan precocido.

A la hora de afrontar el desafío, el equipo de Triticum apostó por un proyecto solidario e inclusivo con el público celiaco. Un pan al que ha llamado Coc(k) Ibérica, una especie de focaccia con un ligero ácido láctico para que así no disfrace el sabor del jamón. Éste presenta una textura crujiente y aspecto alveolado. “Si el pan nos ha dado tanto, los panaderos tenemos que devolverle el respeto”, afirman desde Triticum.

Junto al ganador han participado varios finalistas de diferentes puntos de España con propuestas muy variadas. Como Antonio Ramos del Obrador de San Francisco en Madrid; Guillermo Moscoso de Pan da Moa en Santiago de Compostela; Manuel Losada de The Loaf en San Sebastián y Daniel Ramos que capitanea el horno La Cremita en Chiclana de la Frontera, Cádiz. Desde Carrasco afirman que es importante que se aprenda a apreciar los matices que posee cada jamón, al igual que se hace con el vino.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies