Con una puesta en escena digna de un evento social de calado y ante decenas de vecinos, se presentó la marca registrada Pan de Lalín. La iniciativa, impulsada por el Concello y el colectivo de profesionales, pretende poner en valor y recuperar la imagen de un producto muy valorado fuera del municipio y de la comarca. El ayuntamiento de Lalín (Galicia) inició este proyecto tiempo atrás y, después de unos meses de inactividad de la asociación, en las últimas semanas se dio el impulso a una iniciativa que aúna a la práctica totalidad de las panaderías urbanas y las distribuidas por las parroquias lalinenses.

thumb[1]

 

 

 

 

 

 

 

 

El «Kilómetro 0» fue el lugar elegido para la puesta de largo de algo más que una campaña promocional para el pan que, en casos elaboran negocios locales desde hace cuatro generaciones. Sobre una mesa se presentaron distintos panes cocidos en el típico formato de producto elaborado como antaño, en los que los hornos de leña eran únicos y que todavía se conservan en muchos negocios lalinenses. Al finalizar el acto protocolario los productos expuestos fueron repartidos entre el público. El pan de Lalín llamó la atención de algún foráneo como un residente en Donostia que pidió llevarse una pieza para casa.

En la presentación, el alcalde, Rafael Cuiña, manifestó que el registro de la marca Pan de Lalín, formalizado recientemente, contribuirá a la difusión de un alimento que se elabora gracias al esmero puesto por los profesionales del sector desde hace décadas. «Quizá no sea objetivo, pero nuestro pan es un producto de primera no solo en Galicia, sino conocido en muchas partes de España». Agradeció a los panaderos que se sumasen a las reuniones celebradas para que esta iniciativa tomase forma y avanzó que en próximas fechas los negocios dispondrán de cartelería y bolsas corporativas para unificar la imagen de un producto que hace bueno el lema Se é de Lalín, é bo. El mandatario, acompañado en la presentación por ediles del gobierno local como Nicolás González Casares, Francisco Vilariño, Teresa Varela o Celia Alonso, apostó por el resurgir de un alimento ya conocido y pidió a los presentes que ayudasen a difundirlo por Galicia y España. «Lalín lo hacemos entre todos; gobierno, oposición y todos los vecinos de los que estamos muy orgullosos», dijo.

Manuel Lalín, presidente del colectivo indicó que la calidad del plan es conocida y abogó por la mayor potenciación si cabe de este alimento artesano. Además explicó que a la asociación están adheridas la práctica totalidad de las panaderías del municipio, tanto las situadas en el núcleo urbano, como las que tienen sus despachos en alguna de las parroquias. Dijo que son en torno a una quincena de negocios los adheridos y se espera contar con la totalidad de los profesionales. Los panes de petada, como se conocen en la zona, que se expusieron en la presentación apenas duraron unos segundos. El público también pudo llevarse algunos bollos, que ya con la mañana bien avanzada se degustaron en plena calle y sin más alimentos que el propio pan.

 

Fuente: Faro de Vigo. Foto: Bernabé (Faro de Vigo).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies