“Caramelo” es el nuevo individual con el que Josep Maria Rodríguez  (La Pastisseria, Barcelona) ha sorprendido este otoño a aquellos paladares que se sienten atraídos por los bocados dulces

Llevaba unos días dándole vueltas a la idea de regalarme un momento para mí. Eso significa disfrutar y cómo más disfruto es con pequeñas experiencias gastronómicas. Esta vez pensaba en algo dulce desde que cayó en mis manos una joya gastronómica de Montagud Editores, ‘Sweetology’. Antología de la pastelería, recopilación de las elaboraciones dulces que se encuentran en La Pastisseria, la marca que ha creado y desarrollado Josep Maria, Campeón del Mundo de Pastelería, y que da nombre a los dos establecimientos con los que cuenta en la ciudad condal. Una obra que recoge la filosofía y el universo creativo del joven pastelero.

Siempre me he sentido atraída por el mundo de la pastelería: las formas, las texturas, las técnicas y la estética de un oficio artesanal, disciplinado y exacto.

Salí de redacción con ganas de ponerle un final dulce a una buena jornada de trabajo. Atardecía en la zona alta de Barcelona, la temperatura era agradable. Miré mi reloj, marcaba la hora perfecta para disfrutar de una de esas experiencias gastronómicas. Ni mapas, ni indicaciones en el móvil, la tarde de antes ya había consultado cómo llegar y cuál era el camino más corto, lo tenía memorizado en mi cabeza. Giré la esquina de la calle Zaragoza con Guillermo Tell y atravesé la Plaza Molina. Bajé por Vía Augusta hasta que me encontré de frente con un escaparate, que llamó mi atención. En él se exhibían llamativas piezas de pastelería, coloridas y de una estética cuidada, que con sólo mirarlas se te hacía la boca agua. Rápidamente me di cuenta de que me encontraba frente a La Pastisseria. Busqué el mejor ángulo y disparé una foto para conservar ese instante en la memoria gastronómica de mi teléfono.

img_7314

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Abrí la puerta y entré, un olor a bollería y a mantequilla en el ambiente hizo que se me escapara una sonrisa. Una voz amable, me dio la bienvenida y me saludó. ”Buenas tardes”, respondí. De repente vi la vitrina, me quede impresionada y tardé unos segundos en reaccionar. Como no lograba tomar una decisión ante tanta variedad, la dependienta me recomendó que probara el “Caramelo”, el nuevo pastel individual que había creado el pastelero barcelonés para este otoño. Me dejé llevar…

img_7319

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Amablemente me invitó a que tomara asiento. Elegí una mesa resguardada en un rincón de la sala. Quería disfrutar en la intimidad del dulce momento que me esperaba. Me acomodé en la silla blanca y cogí la cuchara con la mano izquierda. A continuación, cerré los ojos para degustar el paisaje que había inspirado a Josep Maria.

img_7328

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la primera cucharada, sentí una ligera brisa. Las hojas de los árboles, se desprendían de las ramas formando una paleta de colores otoñales. Una de ellas, cayó en forma de hoja de chocolate para coronar el “Caramelo”. Dejé resbalar la cuchara. Con cierta curiosidad me adentré en el pedacito de bosque que se abría ante mí. Mientras disfrutaba de los sabores, recorría un sendero que me llevó a un lago de agua transparente. Brillaba como la fina capa de glaseado de avellana que cubría la mousse de caramelo. Un paisaje con un ligero aroma y sabor a caramelo me envolvió. Una sensación aterciopelada se apoderó de mi paladar, preparándolo para lo que estaba por llegar. Cuando probé el cremoso de avellana y la avellana caramelizada con un toque de toffee salado sentí los días cálidos y fríos de otoño. A cada paso descubría nuevas texturas, cómo la del bizcocho Sacher y crujiente de barquillo, que se confundía con el sonido de las finas ramas cuando caen al suelo.

img_7339

Fuente de todas las imágenes: Laura Moreno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando abrí los ojos, apenas quedaba otoño. Alargué las últimas cucharadas, para retener ese instante en mi memoria gustativa y puse punto final a una dulce tarde.

Este individual pensado especialmente para esta temporada del año se puede degustar en los dos establecimientos con los que cuenta el pastelero en Barcelona. Situados en la calle Aragón 228 y en Vía Augusta 166.

“Caramelo” es una de las elaboraciones que se pueden encontrar en PãstryRevolution 22. Josep Maria es también protagonista de los números de PãstryRevolution y Apicius, cuaderno de alta gastronomía, que aparecen en el siguiente enlace.

 

La Pastisseria

Aragó 228, Barcelona

93 451 84 01

Via Augusta 166, Barcelona

93 414 74 93

http://www.lapastisseriabarcelona.com

 

Por Laura Moreno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies