La riqueza y variedad de los panes españoles los convierten en el maridaje ideal en el menú navideño. Además, gracias a su aporte nutritivo, juegan un papel muy importante a la hora de llevar a cabo una dieta equilibrada

Con la llegada de las fiestas navideñas, el consumo de pan se incrementa en los hogares y los restaurantes españoles. A veces pasa desapercibido… Pero está presente en la mayor parte de nuestras comidas y cenas. Y mucho más en cada menú navideño. Es, así, un acompañante perfecto para las propuestas típicas estas fechas. Un claro ejemplo es el famoso panetón, que se ha convertido en un verdadero símbolo navideño.

La dieta mediterránea incluye el pan como uno de sus alimentos clave. También es de los más completos dentro de nuestra gastronomía. Aporta numerosos beneficios nutricionales como vitaminas B, minerales, fibra y agua. Además, expertos en nutrición recomiendan que los hidratos de carbono deben representar entre 4 y 5 raciones de nuestra alimentación diaria.

También cabe resaltar la polivalencia de este alimento en la mesa y sus propiedades organolépticas. Todo ello hace de él un alimento único e imprescindible en las comidas. Es perfecto, así, para maridar con cualquier tipo de plato.

Consejos navideños

Éstos son algunos ejemplos de maridajes que pueden facilitar la preparación de comidas en estas fechas. Para acompañar aperitivos ibéricos convienen los colines, picos y tostas elaboradas con aceite de oliva, ya que sirve para restar sal a dichos alimentos. Para el queso curado, el pan rústico es su acompañante perfecto. El pan con pasas y nueces es ideal para quesos con sabor intenso y para servir junto a patés y foies. Así como, los sabores marinos, como por ejemplo el del salmón ahumado, se complementan con panes de semillas o chapatas.

Todos los alimentos mencionados anteriormente protagonizan muchas de las mesas navideñas, y ninguno sería lo mismo sin su correspondiente pan de acompañamiento. Además, el pan tiene protagonismo como parte del relleno del pavo (tierna miga blanca remojada en leche), como crujientes tostaditas para untar foie de oca, o en su versión más oscura (pan de centeno), para soportar unas delicadas esferitas de caviar.

En definitiva, en una buena cena navideña intervienen muchos factores, y todos merecen nuestra atención para garantizar el éxito gastronómico que nos haga disfrutar de estas fiestas de forma muy especial.

Fuente de la información y de la imagen: Pan Cada Día.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies