Ninguno de los dos tenía claro su camino. Tampoco lo que sucedería en él. Menos aún, que se cruzarían y que, tiempo después, lo convertirían en una unión de la que surgiría La Postrería. El embrión del proyecto se gestó en Cancún y vio la luz en Guadalajara (México).

Jesús Escalera y Fer Covarrubias: los dos padres de un restaurante de postres en el que, sin duda, las elaboraciones dulces son sus protagonistas. Fer es la parte romántica de este puzle y la pieza de encaje con la que se completa la armonía del proyecto. Jesús es nervio y entusiasmo, un motor de marcha continua. Sevillano aunque afincado desde 2012 en América, su energía cruza el océano a la misma velocidad que su corazón al recordar España.

En PãstryRevolution 24 nos remontamos al principio de los inicios y te contamos sus historias al detalle, desde antes de que en 2013 dieran el paso para abrir conjuntamente La Postrería.

En su negocio, tal y como se habían propuesto, el postre es la estrella. “La clave de ello es prestarle la atención que se merece y convertirlo no en la parte dulce del menú sino en una experiencia por sí sola, llena de sabores y sensaciones”, apunta Covarrubias. “En estos tres años y medio ha sido un no parar de aprender desde un punto de vista autodidacta. Ha vuelto a ser otro empezar de cero, ya que es muy distinto ser jefe de cocina o de partida de otro restaurante, a serlo de tu mismo negocio. Cambia mucho para bien y para mal”, argumenta Escalera.

A este proyecto se unieron Javier Blanco y Marta Camino, ambos nativos de Utrera, quienes saben darle a la sala el peso que requiere por la fuerza de la cocina, en cuestión de maridajes y también de organización. Él es sumiller y ella barista, además de jefa de sala. Queriendo que todo lo que rodea al postre forme parte de su protagonismo, configuran una propuesta líquida que lo complementa, al compás de los platos y de los dulces de pastelería.

La Postrería es ese lugar con el que todo goloso sueña. Un espacio donde volver a ser niño o en el que ser un adulto feliz. El establecimiento de las mil maravillas creativas, en el cual el conocimiento está al servicio de la experiencia del comensal.

La Postrería Taller es su partida de pruebas donde desarrollan técnicas, bajo la motivación de sumar al crecimiento pastelero. Día a día, el tándem postrero riega la cultura dulce. Este espacio, que se ubica junto al restaurante, es asimismo un aula de clases prácticas donde ofrecen cursos punteros con los que enorgullecer al sector.

 

Por Anna Tusell.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies