Septiembre es sinónimo de “vuelta a la rutina” y «vuelta al cole»; los adultos nos mentalizamos para retomar el trabajo y los más pequeños empiezan un nuevo curso. Es a ellos a los que probablemente les pueda suponer un mayor esfuerzo retomar sus actividades diarias ya que disponen de un periodo vacacional más largo. Por ello, debemos prestar especial atención a su alimentación y dar prioridad a aquellos nutrientes y vitaminas fundamentales para que su rendimiento académico sea óptimo.

desayuno_colegio37

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este sentido, cabe destacar el papel de los comedores escolares en nuestro país ya que, 1.639.376 niños y niñas comen a diario en los comedores de sus colegios, lo que se traduce a un 40 % del total del alumnado, por lo que es importante que tengan en cuenta el valor nutricional que supone, para los más pequeños, seguir una dieta equilibrada en los menús que ingieren. Además, cabe mencionar que la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más grave del siglo XXI, y la principal causa, aparte del sedentarismo, parece ser que es el seguimiento de dietas desequilibradas.

En España, este grupo de población ha notado, más que ningún otro, las modificaciones que ha sufrido la dieta en los últimos años y se debería poner consciencia sobre la importancia de inculcar a los más pequeños buenos hábitos alimentarios, no sólo por la repercusión que va a tener la nutrición en su crecimiento y desarrollo, sino también porque la infancia es la etapa en la que se establecen las costumbres alimentarias que les guiarán a lo largo de su vida. Es por ello que no debemos pasar por alto los beneficios saludables de la ingesta de pan y cereales en las principales comidas del día, especialmente de sus variedades integrales, pese a que en la actualidad haya parte de la población que lo desconoce. En concreto, uno de los datos extraídos del último estudio sobre hábitos alimentarios en adultos realizado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid revela que un 5,6 % de la población estudiada opina que los niños no deben comer pan integral y, un 20,5 % no sabe o no contesta ante esta cuestión.

Los últimos datos que aporta la Organización Mundial de la Salud (OMS) en relación con este tema, confirman que más del 44 % de los niños de entre 6 y 9 años tiene sobrepeso, es decir, prácticamente uno de cada dos menores españoles en edad escolar pesa más de lo que debería. La dieta media de los escolares tiene problemas similares a los que afectan a toda la población. En general, los niños consumen un exceso de grasa y proteínas y, sin embargo, una cantidad de hidratos de carbono inferior a la aconsejada. También, presentan con frecuencia aportes insuficientes de fibra y de algunas vitaminas y minerales.

El pan es rico en hidratos de carbono, siendo su principal componente el almidón, además aporta una cierta cantidad de proteínas de origen vegetal y apenas contiene grasa, además, especialmente el pan integral, proporciona una cantidad importante de fibra y de ciertos minerales y vitaminas, por lo que es un alimento idóneo para equilibrar la dieta actual de los niños y adolescentes españoles.

 

 

Bibliografía:

  • Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
  • Organización Mundial de la Salud
  • Estudio científico de la Universidad Complutense de Madrid “Influencia del consumo de pan en la calidad de la dieta y hábitos alimentarios de adultos españoles”
  • Libro “Nutrición y alimentación en el ámbito escolar”. Jesús Román
  • Libro “Nutriguía. Manual de nutrición clínica”. Rosa M. Ortega y Ana M. Requejo

 

 Fuente y foto: Pan Cada Día

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies