Por Marta Hortelano. Cuando uno transita por la madrileña calle Regueros, en pleno corazón del barrio de las Salesas, nada hace intuir que detrás de una puerta negra, sin ningún nombre en la fachada, se esconde uno de los restaurantes más de moda de la capital. A los fogones, Diego Guerrero, uno de nuestros #Bookinprogress y uno de los cocineros más cotizados del actual panorama culinario, al mando de DSTAgE (1 estrella Michelin). En Apicius.es ya has podido conocer de primera mano el menú que sirve a diario en su moderno local de ambiente industrial, pero PãstryRevolution te desvela ahora los originales postres que sellan una experiencia gastronómica inolvidable. Además, en su restaurante, hasta los panes son artesanales. Los comensales pueden elegir entre cuatro variedades: Espelta y sésamo, Quinoa y nueces, Blanco molido a la piedra, o Amapola, higos y pasas.

La coliflor

Ya en la parte dulce, el comensal se sorprenderá con un primer prepostre de transición entre las dos partes del menú. Se trata de una chantilly de coliflor, un ingrediente poco común en repostería y postres, con el que, sin embargo, Diego Guerrero firma una suculenta crema de nata y vainilla, aromatizada con este vegetal, y unas láminas de chocolate blanco. El remate lo aporta una pequeña cantidad de pimienta recién molida que intensifica aún más los sabores.

IMG_7601

Imágenes: PastryRevolution®

 

El Maíz

El postre más divertido del menú. Una crema helada de palomitas de maíz cubierta con pequeños merengues de mango y aromatizado con vinagre de manzana, de Jerez y tajín. Alrededor, una nube de algodón de azúcar que el comensal debe usar para envolver la crema y comer el postre con la mano. Casi como un taco dulce con el que acabar chupándose los dedos.

IMG_7602

Imágenes: PastryRevolution®

El Ajo

El remate final dulce. ¿A quién no le aparece terminar un menú con una cabeza de ajos? El servicio de sala de DSTAgE mantiene la intriga hasta el final. El comensal recibe este trampantojo con perfecta forma de cabeza de ajos morados y es invitado a intentar adivinar qué esconde en realidad este juego de formas y sabores. El ajo en sí es un merengue clásico que esconde en su interior una creama de algarroba y ajonegro, sobre una tierra de chocolate y algarroba. Un verdadero engaño al ojo y al gusto.

IMG_7605

Imágenes: PastryRevolution®

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies