Por Lúa Monasterio. Decir que en Dinamarca hace frío parece casi tan obvio como asegurar que hay vida más allá de aquellos restaurantes que encabezan clasificaciones mundiales… Copenhague, la capital del país nórdico, atesora cierto establecimiento que rompe el primer tópico de un plumazo al contar con un chef enamorado cálidamente de los fogones; y afianza el segundo al ofrecer una cocina que busca, ante todo, actualizar los platos clásicos daneses con un profundo respeto hacia sus orígenes.

Como no hay dos sin tres, Kokkeriet, que ganó su primera estrella en la edición de 2015 de la Guía Michelin de los Países Nórdicos, tumba otro estereotipo –ése que pregona las bondades de encontrarse en pleno ‘meollo’ de la ciudad- gracias a su ubicación. Se encuentra en el caso antiguo del distrito de Nyboder, que se incorporó a la ciudad  hace unos 400 años y en el que se encuentran bloques de viviendas centenarios que, en su momento, se destinaron a alojar a miembros de la marina.

Con Sammy Shafi como propietario, es David Johansen el que capitanea los fogones de Kokkeriet desde hace más de un lustro. Nacido en 1981, y padre de una niña, se confiesa todo un enamorado de la cocina: “Mi relación con la comida es de amor, para toda la vida y monógama”, afirma. Con todas las letras… y con todas las palabras. Las que describen al romance de Johansen son tres: “Pasión, obsesión y honestidad”. Esta última cualidad parece imprescindible cuando el chef explica las condiciones que exige para que un bocado sea maravilloso: “Cuando cuenta su propia historia, y cuando los ingredientes están enfocados y tratados con un profundo respeto”.

Fuente de la imagen: www.kokkeriet.dk

Fuente de la imagen: www.kokkeriet.dk

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Así, Johansen no sólo está enamorado. También se ha comprometido: “Los ingredientes en la cocina son –en la medida de lo posible- daneses y nórdicos”. Si hay productos ‘exóticos’, como las bananas y las piñas, sólo tendrán cabida cuando la propuesta ya tenga de por sí un marcado componente danés, “como en la ensalada de frutas que tomábamos en casa de mi abuela”, señala el cocinero.

Con esta filosofía como telón de fondo, no es de extrañar que las creaciones dulces que David Johansen presenta en las páginas de PãstryRevolution 19 tengan como absolutos protagonistas a productos como la manzana y la ciruela. Ninguna de sus elaboraciones tiene desperdicio. Esta última publicación de Montagud Editores, para amantes de la Pastelería, la Panadería y la Cocina Dulce está disponible a través de este enlace. Lee el perfil completo de Johansen y hazte con cuatro de sus mejores recetas dulces.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies