En la Casona del Judío, de Jesús Sánchez, no sólo crean platos espectaculares, también crean historias, que plasman en las elaboraciones que preparan.

Sergio Bastard, jefe de cocina del restaurante gastronómico y Antoine Latry, jefe pastelero de la Casona, en uno de sus viajes, pues no es el primero que nos cuentan, visitan en Burdeos a unos amigos del pastelero, donde les reciben con unos clásicos canelés.

Por las características geográficas que Francia y el norte de España comparten, Sergio y Antoine se dieron cuenta de que era el dulce perfecto para llevar a su terreno y revisitar, añadiendo un postre clásico pero con un toque fresco y de la tierra.

Así surge el Quenelé de orujo de Liébana, aprovechando los productos más autóctonos de la zona: mantequilla, huevos ecológicos y orujo de Liébana, sustituyendo éste último al ron que baña el canelé original. Otro elemento también presentes en este nuevo postre es una infusión de té del puerto. Además, Bastard ha querido hacer un guiño a la forma en la que originariamente se hacía, en moldes de cobre recubiertos de cera de abeja, por lo que el postre se completa con un helado de miel propóleo y flor de laurel.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies