Prepostre de sorbete de limón/ Imágenes: Dani García

Prepostre de sorbete de limón/ Imágenes: Dani García

 Por Marta Hortelano. Érase una vez un restaurante con un menú en el que el sombrerero loco y la Reina de Corazones se sentaban a la misma mesa que el entrañable abuelito de Up! Un menú en el que los postres nunca son los que parecen. Empezando por un ya clásico «Picaporte» o las milhojas de crema, y acabando por los gusanos de seda dulces  que Dani García, autor de Montagud Editores presenta a diario en su «Once upon a time», las cuatro palabras mágicas con las que empiezan todos los cuentos.

En su biestrellado restaurante de Puente Romano, en Marbella, acaba de introducir dos llamativas novedades en la parte dulce del menú. Se trata de un prepostre y un postre que harán las delicias de los más golosos (y de los menos). Así, Dani García presenta un nuevo trampantojo a modo de plato de transición entre lo salado y los postres, con un llamativo limón sobre un exprimidor. Pero ni el limón es un limón ni hace falta exprimirlo para sacarle el juego. Se trata de medio limón helado con yuzu y albahaca en el que ¿ la piel?  también se come. Una nueva manera de presentar un sorbete de limón que ya está en carta. Un clásico, renovado.

11951963_885401694874155_6712266913682804831_n

¿Y qué hay más clásico que un helado o unas galletas de desayuno? A este tándem, el cocinero andaluz también ha querido darle una vuelta. «Se acabaron las quenelles o quenedas de helado en DG Restaurante»,reconocía Dani García en sus redes sociales. Y es que ahora, en Puente Romano, el helado tienen forma de galleta. Para ello, ha rescatado un helado que hacían en 2000 para darle una nueva forma. De hecho, el postre tiene la apariencia exacta de una galleta redonda de las que todos hemos comido en el desayuno.

Completa el menú una divertida versión de la tarta al whisky de la que ya os hablamos en PR aquí ,y que está inspirada en la película de Pixar Up!

Once upon a time es más que el título que pone nombre a la carta de Dani García Restaurante. Es una invitación al comensal a vivir una experiencia sensorial en la que creatividad del chef se presenta en una caja secreta. Con una selección gastronómica que propone platos como Afilando el lápiz o Gusanos de seda, el comensal alimenta sus sueños a través de una cocina a la que Dani García les invita a pasar sin llamar.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies