alejandra_rivasPor Álvaro Morente. Detrás de todo gran hombre siempre hay una gran mujer. El dicho se cumple de forma literal en este caso. Alejandra Rivas y Jordi Roca se conocieron en la cocina de El Celler de Can Roca, mientras ella hacía un stage de formación. La chispa surgió entre ellos y a los dos años de estar juntos decidieron casarse. Ahora ella está al mando de Rocambolesc, la heladería de fantasía de Jordi Roca, lugar en el que nacen sus ideas y donde de manera conjunta las ponen en práctica.

Antes de conocer a Jordi, Alejandra ya había trabajado en otras cocinas. Se formó en la Escuela Único de Alimentos y Bebidas de Guadalajara (México) a través de la cual consiguió unas prácticas con Martín Berasategui en San Sebastián. Ese primer pie en España facilitó que recalara también en El Celler, entre los fogones de los hermanos Roca, donde descubrió su pasión por la cocina dulce. Su maña y su talento fueron deslumbrando poco a poco a los artífices de El Celler hasta que, en plena sustitución del que fue su jefe en el restaurante, se puso bajo la responsabilidad del pequeño de los hermanos.

Surgió el amor y, entre risas y lágrimas, ambos emprendieron un camino juntos que continúa a día de hoy. La educación gastronómica de Rivas y su potente currículum la mantienen en el punto de mira de los grandes encuentros culinarios, especialmente los que visten de azúcar, como el Fórum Dulce PãstryRevolution. Para la ocasión, Alejandra ofrecerá un taller acerca de la heladería de Rocambolesc, lugar donde las bajas temperaturas ponen la imaginación al servicio de la técnica y el sabor a merced de la calidad de los ingredientes.

 

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies