El sabor de Islas Baleares en los postres de Zaranda

Por Anna Tusell. Madrileño y nieto de panaderos, Fernando Arellano cuenta con 2 estrellas Michelin en Mallorca, reconocimiento obtenido para su restaurante Zaranda, ubicado actualmente en el hotel Castell Son Claret. Numerosos premios, más allá de los macarrones, incluyendo el Revelación del Año y el de Mejor Cocinero del Año, son testimonio de la pasión de Arellano y su equipo creativo, que incluye a la británica Claire Hutchings, subcampeona en MasterChef UK 2013. El cocinero, que ganó para Zaranda su primera estrella Michelin en 2006 y su segunda en 2015, encontró un nuevo hogar en 2013, con la inauguración del hotel categorizado con 5*. Desde entonces, viene deleitando a sus huéspedes con sus especialidades culinarias.

Fuente de la imagen: zaranda.es

Fuente de la imagen: zaranda.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por considerar su oferta gastronómica como todo un canto al sabor y a la excelencia, Fernando Arellano es protagonista de Apicius 26, el último número del Cuaderno de Alta Gastronomía de Montagud Editores. Su trabajo en Cocina se extiende a las páginas de PãstryRevolution 20, deleitando con lo más dulce de sus elaboraciones: cuatro postres imperdibles y de carácter autóctono. Elementos de la Isla transportados al comensal en una oportunidad de sofisticada exquisitez. En primer lugar, se encuentra una cremosa y falsa burrata, servida con albahaca, cremoso de queso de cabra y una piel de leche. Por otro lado, se presenta la experiencia de encontrar dentro de un mismo plato las cuatro estaciones de la almendra mallorquina, con sus matices estacionales y preparados en formatos distintos: una panna cotta de almendra, un streusel del mismo fruto seco, almendras caramelizadas en un caramelo rubio y trampantojos de almendra con baño de chocolate. Otro de los postres consiste en un limón de la finca, en la que se encuentra el hotel Castell Son Claret, relleno de granizado del propio limón y espuma de tres cítricos. Es refrescante, natural y de carácter mediterráneo. El mismo limón se propone a continuación de forma mimética, en una estructura de panna cotta de este cítrico y chocolate, rellena de helado de yogur y espuma de sabayón de limón. Por último, Arellano presenta un plato de miel, servido también en dos pasos, que arranca con un panal ahumado en hoja de plátano, junto con un gofre de miel y un excelente requesón casero. Todos se versionan en distintas piezas, que configuran el segundo paso con apariencia de panal. Todo, bajo un surtido de pequeñas elaboraciones de miel, para que este mismo producto se deguste en todas las técnicas, formatos, texturas, aromas, sabores y versiones que Arellano ha considerado oportunos.

Lee el perfil completo de Fernando Arellano en las páginas de PãstryRevolution 20 y hazte con la receta de cada uno de los postres mencionados.