Todos conocemos el célebre refrán español “Dame pan y dime tonto” que puede emplearse con una intención justificadora para referirse a quien recibe beneficios sin importarle las críticas, si la recompensa merece la pena. Sin embargo, parece que deberíamos plantearnos cambiarlo por el anunciado en el título. ¿Por qué? Muy fácil. A pesar de las campañas que insisten en las bondades nutricionales y saludables del pan, precisamente en una época en que se exalta todo lo relativo a la calidad natural de la alimentación, sigue vigente el sambenito de que “el pan engorda”.

Claro que el pan engorda, como cualquier otro alimento. Unos más y otros menos. No vamos a entrar aquí en aquello de las calorías que aportamos y gastamos en nuestra actividad corporal. Lo que es evidente es que si queremos mantener el peso hay que ajustar las calorías a la demanda de nuestro cuerpo, y si queremos adelgazar hay que consumir menos calorías de las que gastamos… Todos de acuerdo.

Pero resulta, entrando en el meollo de nuestro comentario, que en la gran mayoría de regímenes de adelgazamiento se limita mucho el consumo de pan, lo habitual es recomendar 50 g al día, pero al mediodía o en la cena no falta la “pechuguita” de pollo a la plancha o parrilla. Pues bien, esa ración de pollo contiene más calorías que el panecillo o porción de pan.

Basta con mirar una tabla de calorías de los alimentos. El pan normal tiene 230 calorías por cien gramos y aún menos que el pan integral (www.pastryrevolution.es/panaderia/tabla-de-calorias-del-pan). En la misma cantidad de pollo hay 260 calorías. Pasen y vean. Eso sin tener en cuenta que la pechuga de pollo, u otra parte del ave, se sirven una ración que dobla en peso al pan.

Así pues, hay que defender la ingestión de pan cuando se quiere adelgazar. Además, no podemos olvidar los estudios médicos que demostraron que el sustituir alimentos con contenidos en grasa por porciones equivalentes de pan ayudan a la dieta, (www.vitonica.com/alimentos/el-pan-no-engorda-y-apenas-tiene-grasa) logrando una mayor sensación de saciedad y bienestar.

Dame pan, dime tonto, y… adelgazo.

 

Texto: Fco. Javier Antoja Giralt. PãstryRevolution. Foto: Glamour

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies