Ya se comercializa en Finlandia, desde el pasado primero de noviembre por el grupo de panaderías Fazer, el primer pan europeo elaborado con harina de insectos

Últimamente ha sido noticia en los medios de comunicación la posibilidad de generalizar el consumo de insectos como un medio de ayudar a la nutrición de una parte de la población mundial que tiene escasez de los alimentos tradicionales.

Lo cierto es que ya son, según afirman algunos estudios -incluso de la FAO-, más de tres millones de personas en el mundo que han incorporado a esos pequeños animales a su dieta habitual. Los insectos son ricos en proteínas y otras cualidades nutritivas y muy beneficiosos desde el punto de vista económicos y medioambiental. Su producción es menos costosa que la de otros animales tradicionales y menos contaminante. Afirman que son 1.900 las especies de insectos comestibles y que para producir 1 kg de ellos se necesitan solamente 2 kg de alimento, mientras que para obtener 1 kg de carne de bovino se necesitan 8 kg de forraje. También necesitan mucha menos cantidad de agua y no producen gases contaminantes de la atmósfera.

Y seguimos avanzando en el tema. Sin que lo sepamos, la mayor parte de los productos alimentarios que consumimos habitualmente son susceptibles de contener trazas de insectos; por ejemplo, la legislación alimentaria admite hasta 29 fragmentos de insectos por cada 10 gramos y un pelo de roedor en las especias que utilizamos en nuestra cocina. Otro ejemplo, en los frutos silvestres en conserva o congelados se admiten hasta 4 larvas por cada 500 gramos, o en el chocolate 60 fragmentos de insecto por cada 100 gramos. Y así, entre otros muchos productos, llegamos a la harina de trigo en la que se pueden encontrar hasta 75 fragmentos de insectos en cada 50 gramos, …más un pelo de roedor.

Y hablando de harinas. Ya se comercializa en Finlandia, desde el pasado primero de noviembre por el grupo de panaderías Fazer, el primer pan europeo elaborado con harina de insectos, principalmente de grillo, en una proporción del 3 % del total de otras harinas tradicionales. Finlandia era el quinto país europeo que ha autorizado la venta de insectos destinados a la alimentación humana, hasta que la legislación europea ha incluido una novedad en la lista de alimentos y desde el 1 de enero de 2018 permite la venta y consumo de insectos es completamente legal. Su adquisición puede ya realizarse en algunas tiendas especializadas en las grandes capitales o por internet.

En Francia, es Adrien Busière, un joven panadero de 32 años de Montluçon, quien los sábados pone a la venta una baguette a la que incorpora harina de grillos fritos. Muchos clientes la adquieren para sorprender a su familia o invitados, pero todos admiten que el sabor es muy agradable. De momento, que sepamos, aún ninguna harinera ha incluido las harinas de insectos en su oferta.

¿Moda pasajera o acabaremos incorporando los insectos a nuestra dieta?

El tiempo lo dirá…

 

Texto: Fco. Javier Antoja Giralt. PãstryRevolution. Fotos: Ryan Wood y RJFM

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Si desea más información, puede hacer clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies